¿TIENES UNA HIPOTECA MULTIDIVISA? ASÍ PUEDES RECLAMAR TU DINERO

La hipoteca multidivisa es un tipo de hipoteca que tuvo importante auge durante los años 2006 a 2008 fundamentalmente. Los bancos ofrecían dicha hipoteca como un producto beneficioso consistente en un préstamo convencional, pero con la esencial diferencia de que no emplea el Euro como divisa y depende de la fluctuación de la moneda extranjera elegida, que normalmente solían ser Yenes y Francos suizos. De esta forma, los consumidores contrataban en Euros pero sus cuotas de amortización y capital se calculaban en divisas extranjeras, de tal manera que si la moneda única se devaluaba las cuotas se incrementaban, lo que generaba un perjuicio económico al hipotecado.

Normalmente, eran ofrecido por los bancos como una opción beneficiosa de evitar el entonces altísimo Euribor, y así operar en otras divisas con un tipo de interés mucho menor. El hecho de que la hipoteca pasase a depender de la fluctuación de la moneda extranjera hizo que, lo que en un principio parecían ventajas, se convirtiese en grandes perjuicios económicos para los consumidores, que pasaron a sufrir variaciones en su cuota mensual e incrementos del capital pendiente de amortizar.

En los últimos meses, tanto el Tribunal de Justicia de la Unión Europea como el Tribunal Supremo han publicado sentencias dictaminando la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa al considerar que, en muchos casos, existió falta de transparencia al comercializar dicho producto bancario. Ambos tribunales consideran que si no se comunicó claramente al consumidor de los peligros que conllevaba dicho producto, su contratación es abusiva.

A la luz de las decisiones de los tribunales, los usuarios pueden solicitar la nulidad del préstamo multidivisa y que la hipoteca se amortice en euros. Se trata de una nulidad parcial, ya que si fuera total, el consumidor se vería perjudicado al tener que devolver de una sola vez el importe pendiente de amortizar. Una vez declarada la nulidad, es posible reclamar y recibir las cantidades que se han pagado de más y amortizado de menos.

Para obtener la indemnización, será vital aportar toda la documentación posible, como el historial de movimientos bancarios, la escritura del préstamo, las comunicaciones entre el banco y el suscriptor, la publicidad y cualquier documento que la entidad entregara antes de la contratación y durante la vida de la hipoteca.

No obstante, al igual que ocurría con las abusivas clausulas suelo, el éxito del juicio depende de que el demandante logre probar la falta de transparencia y el vicio de error en la contratación.

En Romero Abogados somos expertos en Derecho Bancario y ofrecemos a nuestros clientes un trato personalizado desde el inicio del proceso hasta su resolución. Consúltanos cualquier duda y déjate aconsejar por expertos en la materia.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *